9 may. 2011

Editorial: La importación de videojuegos

En plena época de recesión económica, el dinero, el bien fundamental sobre el que está basada nuestra sociedad capitalista, escasea. Sea o no nuestra culpa, tengamos trabajo o no, en una crisis como ésta, lo fundamental es tener saciadas nuestras necesidades más basicas.

Una vez convenida ésta, podríamos dedicar el dinero que nos sobre, si es que nos sobra, a fines más lúdicos. Si estáis leyendo este blog es que una de vuestras aficiones, si no vuestra afición principal son los videojuegos, y con éste articulo voy a tratar de daros unas nociones para ahorraros unos buenos euros en tener nuevos juegos.

Con la proliferación de las comunicaciones a nivel global, redes sociales y demás, el mundo está cada vez más interconectado. Hoy en día podemos, en una milésima de segundo, contactar con nuestro vecino, o con un habitante de Osaka o Kuala Lumpur. Es por esto que ahora comprar algo en una tienda que no es la de nuestro barrio se hace inmensamente más sencillo.



De hace un tiempo a esta parte, tanto Andriy como Anónimo Rodríguez han cambiado sus hábitos de comprador. Cuando antes miraban y remiraban un juego antes de comprarlo, y la decisión de comprarlo podía posponerse dos o tres meses, ahora, gracias al fenómeno de la importación pueden plantearse la posibilidad de hacerlo una o dos veces por mes.

Sin ir más lejos, un juego valorado en España por unos 60 o 70 euros, se puede comprar fácilmente en tiendas británicas (que es el mercado al que acuden) por un precio que ronde entre los 15 y los 25 euros. Como lo leéis, sin trampa ni cartón, y para muestra, un botón. El FIFA 11 acudio, como todos los años, a su cita con los jugones, y muchos de nosotros nos lanzámos ávidos a por él. En el sitio dónde vivimos (Islas Canarias), el juego no bajaba, el día de su lanzamiento, de 65 euros en ningún caso. Ellos, que pidieron su copia al Reino Unido, pagaron 42 euros por un juego que acababa de salir al mercado. 23 euros de diferencia; con ese dinero podéis invitar a vuestra novia/novio/hermanos/padres/tios/sobrinos al cine, por ejemplo.

Desde Canarias Juega queremos daros unos pasos iniciales para empezar, si queréis, a ahorrar pasta con vuestros juegos; trayéndolos de importación.

Como muestra utilizaremos un ejemplo; poned por caso que queremos traer el juego Killzone 3 para PlayStation 3.

Paso 1: Recabar información

Evidentemente, nuestra prioridad sera ahorrar el máximo posible, sin embargo, también tiene importancia que el juego que importemos este localizado a nuestro idioma. Desde Canarias Juega recomendamos el foro de El otro lado, no sólo para esto, sino para cualquier otra dudilla consolera/videojueguil.

Nos dirigimos a la página del foro que nos indica que idiomas están presentes en las ediciones UK, ASIA y USA de los juegos. Aquí comprobamos que el Killzone 3 está en perfecto castellano en las tres versiones. Nuestro plan sigue en marcha.


Dirigimos nuestros pasos ahora a algún buscador de mejores precios, como por ejemplo puede ser Juegos al Mejor Precio. Aquí se nos informa de que precios más competitivos nos ofrecen las mayores cadenas de videojuegos del Reino Unido, con el precio ya trasladado a Euros.

Aquí observamos como el mejor precio nos lo ofrece, ya con gastos de envio incluidos, la tienda Shopto.net.


Con esto terminaría la primera fase de nuestra operación Killzone 3.


Paso 2. El uso de la tarjeta bancaria

Como dijimos antes, vivimos en un mundo sin fronteras, donde la virtualidad en las operaciones gana terreno frente a la realidad de las mismas.

Hoy por hoy raro es el banco o caja de ahorros que no os permite tener una tarjeta de crédito virtual, donde podeis ponerle el saldo que queráis para las compras. Estas tarjetas virtuales tienen la ventaja de que son “destruidas” pasado el tiempo que estipuléis, con lo cual seguirle el rastro para los hackers y crackers imaginamos que no debe ser muy sencillo.
En el caso que nos ocupa hemos usado la caja de ahorros conocida como CajaCanarias, parte de Banca Civica, y su servicio para pagos por internet “Tarjeta Vini”.

Este servicio no tiene coste alguno y forma parte del servicio “La Caja en Casa”, que nos permite, aparte de hacer los pagos por internet mediante la tarjeta anteriormente mencionada.

Una vez autorizado el dinero a gastar, nos dirigiremos a la página ShopTo.net, pondremos el juego en la cesta, y pasaremos por caja, introduciendo los datos de la tarjeta, asi como nuestro nombre, dirección y demás.

Como comprenderéis no pondremos capturas de estos movimientos por cuestiones de privacidad.


Paso 3. La paciencia

Parece un paso poco importante, pero es lo que más, y es la unica tara de la importación de videojuegos si eres un impaciente. La espera media suele rondar los 10 días, más o menos. Por el contrario, en casi cualquier tienda cualquier problema derivado del envío del producto es subsanado de inmediato con el envío de otra copia o la devolucion del importe del mismo.

Pasados estos diez días, el cartero nos lo traerá cómodamente a nuestra casa, y tras desprecintarlo podeis viciar al máximo de vuestros juegos favoritos.

Esperemos que esta guía os sirva para empezar a importar juegos, pues no existe mejor lucha contra la piratería que una buena política de precios y así evitar que los “piratas legales” como podríamos llamar a algunas distribuidoras y cadenas de videojuegos en España nos timen por un producto que tiene menor coste en otras partes no tan lejanas del mundo cuando su coste de producción es similar.

Para concluir os dejamos una serie de enlaces de interés que podáis visitar, ya sea para informaros o directamente para comprar.

Un abrazo, jugones!





Tiendas recomendadas







Información acerca de la importación, ofertas y además, amigo de este blog


Buscadores de precio, tanto en inglés como en español




PD: Huelga decir que podéis comentar y preguntar lo que se os antoje, os resolveremos las dudas en cuanto podamos


1 comentario:

  1. Muy interesante y práctico artículo. Mucha gente al hablarles de importación esta un poco perdida y toda información es poca. Es cierto que comprar por internet puede ser intimidante de primeras pero una vez se descubren sitios de fiar como los que citas la experiencia no puede ser más satisfactoria, así como el ahorro es notable.

    ResponderEliminar